Loading...

Borja Vilaseca es un tío apasionado. Un periodista del diario El País que un buen día decidió escucharse a sí mismo y adentrarse en el campo del liderazgo personal. Comenzó a escribir e impartir conferencias en escuelas de negocios, hablando de cosas como el eneagrama, de las que casi nadie había oído hablar.

Algo más tarde, se atrevió con retos más complejos. El mayor de ellos fue crear en Barcelona el master de desarrollo personal y liderazgo que ahora todos consideramos un referente en España. Su pasión por el coaching le llevó también a fundar la Akademia, una escuela que promueve de forma gratuita el autoconocimiento entre adolescentes de 16 a 22 años.

Como comunicador, se dedica a compartir conocimiento con el objetivo de promover un cambio de mentalidad y conciencia que nos permita averiguar quiénes somos realmente y para qué hemos venido a este mundo. Él cree que es posible lograr un cambio de paradigma.

“No te creas nada de lo que te digo, verifícalo.” Ésta es la forma con la que arrancan casi todas las conferencias de Borja (otras comienzan con un largo silencio). Digamos que te invita a jugar la partida de la vida. A descubrir aquella parte de ti mismo que todavía desconoces y nadie te ha sabido mostrar. Te invita a que mires donde no has mirado nunca: en tu interior.

Si te consideras un escéptico, éste es tu dragón: ¡lúchalo! Si no lo eres, enhorabuena. Como dice Borja, eres un valiente. Has dado el primer paso. Bienvenido al apasionante viaje de tu autoconocimiento.

La vida te puede sorprender de muchas formas. Puedes perder un trabajo, a un familiar, a tu pareja. Puedes estar atravesando la famosa crisis de los cuarenta que -como dice él- puede llegar a los veinte, a los treinta o a los cincuenta años. Cuando experimentamos una crisis empezamos a buscar respuestas, y lo habitual es creer que están fuera de nuestro ser. Así nos lo han enseñado. Sin embargo, Borja afirma que sólo es posible cambiar si miramos hacia adentro; si nos esforzamos por conocernos a nosotros mismos de verdad.

“Nada ha cambiado. Solo yo he cambiado. Por lo tanto todo ha cambiado”

Marcel Proust

“Se tú el cambio que quieres ver en el mundo”

Mahatma Gandhi

Borja, ¿qué es el nuevo paradigma y el autoconocimiento? Porque, con la que está cayendo, a mí esto me suena a pijada de gurú transcendental.

(Borja se ríe, suelta una mueca y repite dos veces: “Con la que esta cayendo, ¿verdad?, con la que está cayendo”. Como si con eso ya se hubiese contestado la pregunta)

El nuevo paradigma es hacerte cargo de ti mismo. Estamos en un momento histórico apasionante. En un proceso de destrucción creativa. Se está desmoronando una vieja manera de concebir el mundo, el sistema, las instituciones y nosotros mismos. Una vieja manera de pensar, fruto de la era industrial que ha quedado totalmente obsoleta. Todo está corrompido y ha llegado a un punto de máxima expresión en el que estamos condenados a reinventarnos. Ahora comienza la era del conocimiento. Las nuevas tecnologías, la globalización, la mano de obra barata y la robotización han tenido como consecuencia una alteración de las reglas del juego. El problema es que para afrontar esta nueva era nos encontramos con un sistema educativo, laboral e incluso un Estado y una administración pública obsoletos. De ahí lo de “la que está cayendo”.

Entiendo que pueda sonar como dices, porque ahora son minoría las personas que están abanderando este cambio. Pero no es una minoría privilegiada, porque la información es gratuita si tienes acceso a internet. Cualquiera puede formar parte de esta revolución, porque nuestra principal fuente de riqueza está en nuestro interior. Cada persona sirve para algo, pero nos encontramos perdidos porque nos han adoctrinado para pensar de una determinada manera, que no destaca el talento natural de cada uno. Han capado nuestras habilidades propias. Es por esto que las personas sienten una limitación que les impide prosperar.


¿Cómo quitamos ese freno que nos impide cambiar?

Ese freno es la ignorancia de no saber quien soy, la inconsciencia de no querer saberlo y el afán por aferrarme a una forma de pensar victimista. Debemos cambiar nuestro sistema de creencias. Tienen que morir creencias viejas para crear nuevas formas de mirar la realidad. Insisto: el conocimiento y la información es gratuita y está a golpe de clic, pero todo comienza con el cambio de la manera de pensar. “Podemos dar agua pero no podemos dar sed”.

En mi opinión, la revolución implica la emancipación de los intermediarios establecidos: bancos, Estado y grandes empresas. Hoy en día no hacen falta. Tú puedes crear tu propia profesión y liberarte del sistema, aun dentro de la sociedad y del propio sistema. El tamaño de estas instituciones pone de manifiesto el infantilismo colectivo, la ignorancia y la inconsciencia colectiva, así como la falta de responsabilidad de la gran mayoría de personas en este país.


Cada vez vemos más manifestaciones, sucesos políticos o sociales sin sentido ¿Cuál es el problema de esta sociedad?

El problema de la sociedad no es el que enfrenta a ricos y pobres. El verdadero problema es que las personas siguen dormidas, funcionando con el piloto automático y tiranizadas por el victimismo y el afán de culpa. Personas que creen que los que tienen que cambiar son siempre los demás o las instituciones que nos representan, porque están muertos de miedo a la libertad, a la responsabilidad y al cambio. Quizás porque no han sufrido lo suficiente.

Hay que tener muchísima honestidad y valentía para iniciar un proceso de cambio profundo que cuestione las creencias sobre las que hemos basado nuestra identidad. Si alguien me tira tomates por decir cosas así es porque no está en un momento de cambio. Pero la gente que ha tocado fondo, a quienes la vida les ha puesto a prueba y han sabido salir… ellos sí tienen ganas de reinventarse. Ellos están en un momento maravilloso que vale la pena vivir.


¿Cuánto dura un proceso de cambio personal?

Los procesos de cambio son como travesías en el desierto o saltos al vacío. Las personas reinventan su vida en un año o dos, depende de cada uno, pero se trata de hacer un proceso en paralelo. Tú tienes tu empleo y tu vida tal como es, pero el proceso se debe producir dentro de ti. No hace falta que cambie nada externo, pero tienes que tomar las riendas de tu vida, empezando con el autoconocimiento.


¿Qué aporta el autoconocimiento y estar en el nuevo paradigma?

• Saber que eres responsable de tu propio bienestar e inteligencia emocional (“Sé resolver mis propios problemas y conflictos emocionales. Sé quien soy”).

• Inteligencia financiera (“Sé resolver mis problemas y conflictos económicos y laborales).

• Adoptar una postura de emprendedor. (“Me hago responsable de mi propia progresión).

• Orientar la existencia hacia el bien común, al servicio de otras personas. (“Soy responsable”).

La mayoría de personas adopta una postura donde todo lo que hacen es por mí y para mí, por dinero, pero en el nuevo paradigma tú eres un medio. Lo importante es el bien común, y el dinero llega como resultado, pero no es el objetivo.


En las noticias no veo por ninguna parte ese cambio colectivo del que hablas ¿Qué es lo que ocurre entonces?

Yo creo firmemente en el cambio individual, y mi vida profesional está dirigida a las personas que están en búsqueda de un cambio profundo, pero no tengo mucha fe en la humanidad. A nivel de cambio colectivo, estamos muy dormidos. Con una crisis ecológica inminente, un apocalipsis financiero, etcétera. O se produce un despertar general guiado por la sabiduría -lo cual dudo-, o se generan unos avances tecnológicos suficientes que permitan la negligencia del ser humano. Sino –y hay muchos autores que lo tienen claro-, nos enfrentamos al ecocidio, al suicidio ecológico de la humanidad. No consiste en salvar al planeta, porque éste siempre se regenerará. Se trata de salvarnos a nosotros.


¿Cuándo cambia un ser humano?, ¿cuándo cambiará la humanidad?

Cuando su situación sea insoportable. Por ejemplo, en el plano ecológico. Cuando abramos el grifo y salga mierda; cuando respiremos basura; cuando nuestra situación medioambiental sea insoportable. Entonces empezaremos a empatizar con la naturaleza, y nos daremos cuenta de lo importante que es para nosotros.

imagen borja vilaseca para poner en entrevista

En el plano personal, esto ocurrirá cuando toquemos fondo. Yo en la adolescencia sufrí mucho, y me he dado cuenta de la importancia y la bendición de haber sufrido para iniciar ese proceso de cambio. Muchos padres me dicen que su hijo está perdido, cuando la realidad es que muchos de ellos deberían mirarse al espejo ¿Cómo no van a estar perdidos?, ¿por qué se levantan por las mañanas?, ¿por qué hacen lo que hacen? En otros casos, me dicen que su hijo está deprimido y me preguntan qué pueden hacer para resolverlo. Y a menudo no se puede hacer mucho, porque su hijo todavía no ha tocado fondo. Yo les aconsejo: “Esté ahí, acompáñelo, acéptelo, ámelo como es y no lo quiera cambiar”. Ojalá, cuando toque fondo -y sabes que es el fondo porque en ese momento te impulsas hacia arriba-, esa persona se encuentre con un padre transformado que le puede acompañar en el proceso. Entonces saldrá más que reforzado.


¿Cómo darse cuenta de que uno está perdido? ¿Por dónde empezar?

Estamos todos perdidos por nuestra educación, la sociedad, el tipo de padres que hemos tenido y el condicionamiento general que hemos recibido. Por lo tanto, si alguien no se ha preguntado si está perdido, yo le saco de dudas: lo está.

Hablo de la gente que se aburre tanto, que siente tanto vacío, que piensa que su vida no tiene sentido. Las personas cuya vida se basa en el consumismo, las adicciones, en ser reactivos y en llevar el piloto automático. Esas personas están perdidas. El día que su vida empiece a ser interesante, será cuando reconozca que está perdido. Hay gente que sabe acomodarse, parchearse lo suficiente y acoplarse a la oferta que le da el sistema, y pueden escaquearse de lo revolucionario (y terrorífico): conocerse a sí mismos.


¿Cuáles son las recetas básicas para llevar a cabo el cambio?

Cada uno tiene que encontrar la suya, pero a mí las que me han funcionado son:

Redefinir tu concepto de felicidad.

La gente se cree que la felicidad está fuera. “Soy feliz cuando gana mi equipo de fútbol; cuando me quiere mi mujer; cuando gano dinero; cuando me pasan cosas que me gustan”. Siempre ponemos el foco de la felicidad fuera de nosotros, cuando está dentro.

Todo lo que crees que te da la felicidad son emociones pasajeras, temporales y caducas, que no te llenan ni te hacen sentir completo. Deja de engañarte, porque estar perdido y no saber que lo estás se vehicula a través del autoengaño de esta sociedad.

Date cuenta de que no eres feliz por ti mismo. En ese momento empezarás a tener miedo, tristeza e ira. Esto dejará paso a la humildad, la honestidad y la valentía. Finalmente acabarás por entender que tu felicidad no debe tener una causa externa, ni ser incentivada por nada exterior. Sólo depende de tu mundo interno.

Conocerse a uno mismo. Para este apartado, recomiendo que lean sobre el eneagrama.

Entender que tú eres cocreador de tu estado de ánimo a través de tus pensamientos y de tu actitud. Eso es ser dueño de tu dialogo interno.


¿Qué prácticas fundamentales recomiendas para el día a día?

  • Deporte. Algo de ejercicio físico.
  • Silencio. Hacer cada día algo en silencio, en actitud de meditación. A solas contigo mismo. Aburrirse es un indicador de desconexión profunda. Si quieres escapar de ahí, también (¿de qué quieres escapar?, ¿de ti mismo?) Imagínate qué feliz eres si cuando estás a solas contigo mismo, quieres escapar ¿Quién va a desear estar contigo si ni tú mismo quieres?
  • Alimentación. La alimentación sana y natural (sin ponernos talibanes) proporciona mucha energía vital
  • Pensar de forma constructiva. Frente a cada situación que te confronte, cabe preguntarse: ¿Qué puedo hacer con todo esto? ¿Para qué me está pasando todo esto? ¿Cuál es mi parte de responsabilidad? ¿Qué es lo que no estoy aceptando? Estas preguntas son la trituradora del ego.
  • Ser agradecido.

Básicamente, Borja nos dice que necesitamos tres elementos para iniciar nuestra transformación:

Conocimiento e información veraz.

2º Energía vital.

3º Entrenamiento. Hay que ponerlo en práctica, porque así tu conocimiento se convierte en tu propia sabiduría. Tenemos una sociedad de eruditos pero no de sabios.

El otro no puede hacerme daño emocionalmente, no me puede hacer sufrir. Sufro cuando no soy capaz de aceptarlo.

Quedo con el otro para comprenderle y comprenderme a mí mismo. Cuando acepto al otro, no importa lo que diga o haga. Yo dejo de perturbarme y hacerme daño. Cuando eso lo pongo en práctica eso ya transciende al libro y al gurú; eso ya es mío.


Una de las cosas que haces para conocerte a ti mismo son los retiros en cuevas ¿Estamos todos preparados para ese tipo de “entrenamientos”?

Ésa no es una experiencia para principiantes. Recomiendo a los buscadores que, al menos una vez en la vida, se pongan en una tesitura en la que no puedan escapar de sí mismos. Pero que lo hagan en algún momento de sus vidas en el que se sientan preparados. Los sabios de todos los tiempos instan a hacer retiros de forma regular para recobrar la fuente que está dentro de uno mismo. Para reconectar y no perderse dentro de la sociedad. Porque, una vez que te has encontrado, te vuelves a perder. Ésa es la gracia. La diferencia es que para mí el infierno era estar perdido y no saber cómo encontrarme.


Para finalizar, ¿Hasta dónde estás dispuesto a llegar?

Mientras me quede energía seguiré haciendo el gamberro contra el status quo. Quiero montar un sistema educativo que esté basado en los principios de la jardinería. Un proceso pedagógico que vea al ser humano como una semilla. Que el colegio sea tierra fértil, para que cada niño pueda brotar como la flor única e irrepetible que es.

Por otra parte, en estos momentos estoy generando mi propio instituto online para que cualquier persona pueda consumir digitalmente conocimiento, herramientas y recursos para la transformación de la conciencia de la humanidad.

Leyendo entre líneas, creo que Borja se despide de esta charla con un claro mensaje: “Estoy trabajando para ser el cambio que quiero ver en este mundo, y eso me hace feliz.”